Valor calórico de los alimentos

Valor calórico de los alimentos

Desde hace ya algunos años, un anuncio de mahonesa light tiene como slogan publicitario una frase muy llamativa: “la vida no está hecha para contar calorías”. Este lema se me suele venir a la cabeza con frecuencia. Sin dejar de ser cierto, si queremos mantenernos en un peso saludable y acorde con nuestros gustos y necesidades, debemos estar muy alerta del valor calórico de los alimentos que ingerimos cada día.

La energía que nos aporta los alimentos que comemos deben ser las necesarias para cubrir todas las funciones de nuestro organismo: funcionamiento de los órganos vitales, del sistema nervioso, para realizar el trabajo muscular, para la realización de todo tipo de actividades físicas, para la reproducción y reparación de tejidos así como para mantener la temperatura corporal.

Esta energía se obtiene a través de la oxidación de tres elementos procedentes del conjunto de alimentos ingeridos. En cantidades variables, aportan unos u otros nutrientes:

  • Hidratos de carbono
  • Grasas
  • Proteínas 

Hay un cuarto elemento que también ingerimos: el alcohol. Pero éste no aporta ningún nutriente, tan solo calorías.

También es importante saber, que la necesidad energética diaria de una persona varía y está condicionada por su gasto energético total.

Factores del gasto energético

Existen diversos factores pero principalmente el gasto energético depende del metabolismo basal, es decir consumo energético necesario para mantener las funciones y la temperatura corporal del organismo. Este valor se vería afectado por otros factores como:

  • La superficie corporal
  • La masa magra
  • El sexo
  • La edad
  • La raza
  • El clima
  • Si tiene alteraciones hormonales, o incluso el estado nutricional, entre otros factores.

Por otro lado, está el factor de actividad física. Este es el gasto energético necesario para el desarrollo de las diferentes actividades, también distinto en cada persona. Existen otros factores pero en definitiva se trata de obtener un equilibrio entre necesidades de energía y la ingesta calórica. Por ello, cuando consumimos más calorías de las necesarias, nuestro cuerpo lo convierte en grasa y, al contrario, cuando ingerimos menos calorías de las necesarias, nuestro organismo empieza a quemar grasa.

Por todo ello, y volviendo a la frase con la que iniciaba este artículo, aunque no vivamos permanentemente pensando en el valor calórico de los alimentos, sí tenemos que pensar en qué alimentos deben componer nuestra dieta diaria.

¿Qué alimentos deben componer nuestra dieta diaria?

Fundamentalmente nuestra dieta debe estar compuesta:

  • De alimentos de origen vegetal, frutas y verduras. Estos mayoritariamente están compuestos de hidratos de carbono, fibra y agua.
  • Las proteínas debemos intentar que provengan en su mayoría de legumbres, cereales, pescados, huevo, carnes y lácteos.
  • Las grasas en su principal cantidad han de ser procedentes de alimentos como el aceite de oliva.

Es decir, nuestra dieta diaria debe estar compuesta por alimentos sin procesar. Y es que no todos los hidratos, proteínas o grasas que contienen los alimentos son iguales, nutricionalmente hablando.

Debemos tener en cuenta que los alimentos aportan también vitaminas y minerales esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

Cuida tu cuerpo, que es el único que tienes.

Artículos relacionados:

¿Cuántas calorías hay que comer al día?

¿Por qué no pierdo peso?

¿Se debe comer de todo?

Etiquetas: