¿Por qué no pierdo peso?

por que no pierdo peso consejos y razones

Puede que tras haber cometido algunos excesos con la comida, con la llegada del buen tiempo, decidimos poner freno al asunto y recurrimos a dietas saludables para perder peso rápido, hacemos ayuno intermitente… pero seguimos sin ver los resultados deseados cuando nos asomamos a la báscula. Si este es tu caso te preguntarás: ¿Por qué no pierdo peso? ¿Qué hago mal? 

Los motivos por los cuales no conseguimos perder peso y alcanzar el peso deseado pueden ser muchos:

  • Actividad física insuficiente
  • No dormir bien
  • El estrés
  • Comer más cantidad de la que necesitas,…incluso comer demasiado poco. Si ese es tu caso te animo a que revises los siguientes aspectos de tu alimentación y vida cotidiana. 

Cómo perder peso de forma saludable

  • Para empezar, debemos entender que para perder peso de forma saludable debe haber un gasto de energía superior a la que ingerimos. Por tanto, si no perdemos peso es porque comemos a razón de las mismas calorías que gastamos. Así que tenemos dos caminos: gastar más de lo que comemos con ejercicio o comer menos de lo que gastamos, reduciendo lo que comemos. 

Por supuesto, la actividad física es determinante a la hora de perder peso. Pero en ocasiones, el ejercicio tampoco nos lleva a ver la pérdida de peso en la báscula. Esto se debe a que tu organismo puede estar aumentando el porcentaje de masa muscular y disminuyendo el de la masa grasa; al final el peso que ves en la báscula no se ha modificado, pero tu composición corporal sí, y eso es más importante que el dato del peso. Aun así, si llevas tiempo realizando ejercicio pero no obtienes el resultado deseado, prueba a cambiar de actividad. 

  • Otro motivo muy común que nos lleva a error es pensar que por el hecho de comer sano ya vamos a perder peso. Una alimentación saludable es fundamental para nuestra salud pero probablemente estemos cayendo en el equívoco al comer más de la cuenta. Reducir la cantidad de aceite con la que cocinamos, disminuir la ingesta de pan, pasta, arroz o patatas; pueden ayudarnos a bajar nuestro peso.
  • Las horas de sueño diarias también son un factor determinante. Cuantas menos horas durmamos, mayores serán los niveles de cortisol en nuestro organismo. Ello nos lleva a tener mayor irritabilidad, ansiedad y estrés. Dicha cuestión nos conduce a otra situación importante a tener en cuenta. Esto es la diferencia entre el hambre fisiológica: la verdadera necesidad de ingerir nutrientes; y el apetito o hambre emocional: aquella que nos lleva a comer por placer o como forma de aplacar tensiones, estrés, malestar, etc. Tenemos que aprender a distinguir cuál es cuál. 
  • Y para concluir, debemos aceptar y comprender que la pérdida de peso es un proceso que necesita su tiempo. Las prisas no son buenas consejeras. Perder peso requiere de esfuerzo y paciencia; por mucha dieta milagro que te prometa lo contrario. Los cambios de hábitos y alimentación saludable necesitan su tiempo pero serán mucho más importantes para tu calidad de vida.

Desconfía de dietas para perder peso y volumen rápido; comienza incorporando estos pequeños cambios en tus hábitos diarios y empezarás a dejar de preguntarte por qué no pierdo peso si hago dieta o por qué no pierdo kilos si como sano. ¡Ánimo!

Artículos relacionados: