Enfermedad celíaca: síntomas y recomendaciones

Enfermedad celíaca recomendaciones y sintomas

La enfermedad celíaca es una enfermedad crónica del aparato digestivo que consiste en una intolerancia permanente del sistema inmunológico a la proteína conocida como gluten. Ello provoca una situación de daño de la mucosa del intestino delgado superior, generada por el gluten de determinados cereales: trigo, cebada, centeno, triticale, avena.

Este daño provoca una mala digestión y absorción de los nutrientes. La atrofia continuada de las vellosidades intestinales, puede dar lugar a diversas patologías secundarias entre las que destacan los carcinomas digestivos.

La enfermedad celíaca se puede desarrollar a cualquier edad y la presentación clínica es muy variada: síndrome de malabsorción, pérdida de peso, malnutrición, anemia ferropénica, hemorragias, dolor abdominal y diarrea.

El único tratamiento consiste, en la eliminación total de por vida del gluten. Para compensar los efectos de malabsorción, es conveniente administrar suplementos de hierro, fósforo, calcio, ácido fólico, vitaminas A, D y E, vitaminas del complejo B, vitamina C y vitamina K en caso de trastornos hemorrágicos.

Es muy importante consultar el etiquetado de los productos, ya que al igual que la lactosa, el gluten es muy utilizado por la industria alimentaria por su capacidad como espesante, emulsionante, aditivo, etc. Podemos encontrarlo en alimentos como:

  • Cereales de desayuno
  • Pan
  • Galletas
  • Pasteles
  • Bizcochos
  • Cucuruchos
  • Salsas
  • Cremas
  • Mermeladas
  • Carnes empanadas y rebozadas
  • Hamburguesas
  • Sucedáneos de marisco
  • Salchichas y embutidos
  • Postres lácteos, chocolates
  • Cerveza, whisky, ginebra, vodka y licores.

Habrá que tener especial atención a cualquier producto en cuya composición figuren los términos: almidón, almidón modificado, amiláceos, aromas, fibra, gofio, cereales, espesantes, fécula, harina, gluten, hidrolizado de proteína, condimento, espesante, extracto de levadura, sémola, malta, jarabe y extracto de malta. También los fármacos que contengan como excipiente el gluten.

Enfermedad celíaca: Recomendaciones.

Lo mejor es seguir una dieta con productos frescos y sin procesar. Las elaboraciones deben ser caseras con cereales aptos para celiacos tales como: arroz, tapioca, maíz, mijo, sorgo, alforfón, quinoa, amaranto o yuca.

Los productos elaborados y procesados aptos para celiacos deben estar aprobados por la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) y deben contar con el distintivo específico de la misma. No es suficiente que el productor ponga en el etiquetado que no contiene gluten, esto no es garantía de nada. Desde FACE, nos pueden facilitar un listado de alimentos que no contienen gluten. 

Se debe extremar el cuidado cuando se come fuera de casa. No se debe consumir ningún alimento que no nos garantice que esté exento de gluten o ha sufrido contaminación cruzada.

En casa es también importante evitar dicha contaminación cruzada. Esta se produce al utilizar los mismos cubiertos y elementos de cocina que no han sido suficientemente lavados.

Por ello se recomienda que en casa, consuman todos el mismo tipo de alimentos en la medida de lo posible (harinas, pan sin gluten, etc), o al menos que el paciente celiaco tenga sus propios cubiertos y menaje (tablas de cortar el pan por ejemplo)

Y por último, ante la duda de si algo contiene gluten o no, lo mejor es, no consumirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *