Dietas milagro: peligros de perder peso rápido

Dietas milagro: peligros de perder peso rápido

Con el inicio de la primavera y el buen tiempo empezamos a salir del letargo invernal en el que podemos haber acumulado algunos kilos de más. Es entonces cuando buscamos soluciones rápidas que nos conduzcan con inmediatez a alcanzar el objetivo de lucir tipazo en poco tiempo. Y es aquí donde entran en escena las llamadas “dietas milagro” y los peligros de perder peso rápido.

Dietas que aseguran resultados mágicos en muy poco tiempo pero carentes de rigor científico y de dudosa efectividad. Son innumerables y algunas con nombres casi increíbles: dieta Dukan o hiperproteicas, hipocalóricas, de la piña, de la alcachofa, de la sopa, de la luna, del grupo sanguíneo, etc.

A ello no hay que dejar de unirle la venta de productos de todo tipo: quemagrasas, captagrasas, saciantes, drenantes… todo un negocio en torno a la pérdida de peso con escasos o nulos resultados.

No somos conscientes de hasta dónde estamos poniendo nuestra salud en riesgo. Las dietas milagro no dejan de ser dietas desequilibradas y traen consigo muchos peligros al perder peso rápido. Pueden llevarnos a situaciones de desnutrición por la carencia de nutrientes o, incluso, a tener problemas renales o hepáticos por el exceso de alguno de ellos como es el caso de las dietas hiperproteicas.

Además, podemos provocar desajustes hormonales como que el organismo ralentice la función de la glándula tiroides o, incluso, afectar a las hormonas sexuales. Una bajada brusca de los porcentajes de grasa puede afectar a la regularidad de la menstruación en la mujer o un descenso en la testosterona del hombre.

De lo que con total seguridad no se librará nadie haciendo este tipo de dietas es del llamado “efecto rebote”. Este tipo de dietas en el que te prometen perder más de un kilo semanal producirán sin duda este efecto. Están basadas en la pérdida de músculo y agua corporal y no en una disminución del porcentaje de grasa corporal. Querer perder peso rápidamente y sin esfuerzo nos llevará a recuperarlo igual de rápido que se perdió.

Perder peso es un proceso en el que no hay que tener prisa. Fundamentalmente, porque conlleva un cambio de hábitos de alimentación y estilo de vida. No podemos pretender perder en pocas semanas lo que hemos ido ganando, probablemente, durante años.

Un buen ritmo de pérdida de peso está en torno a los 0,5kg por semana, es decir unos 2kg al mes. Para ello, lo importante es basar nuestro plan de alimentación en una dieta equilibrada y saludable. Te aconsejo que no busques seguir una dieta concreta, sino cambiar tus hábitos de alimentación. De esta manera no sólo conseguirás perder peso sino que lo mantendrás en el tiempo.

Este planteamiento te ayudará a integrar la alimentación en tu ritmo de vida; no como algo temporal sino en todas las situaciones de tu vida: vacaciones, comidas en la calle, eventos y compromisos…

No se trata de seguir dietas estrictas, se trata de comer de todos los grupos de alimentos para que nuestro cuerpo obtenga los nutrientes que necesita. Es importante no jugar con la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *