Desmontando mitos sobre la fruta

Desmontando mitos sobre las frutas y sus beneficios

Vamos a dedicar una reflexión al sinfín de falsos mitos existentes en torno a la alimentación. Lo que comemos es algo que nos suele preocupar, pero con facilidad nos apuntamos a opiniones sin fundamento por el simple hecho de que lo hemos escuchado en la tele o leído en internet. Por eso, esta semana vamos a tratar un mito que encuentro con mucha frecuencia en consulta. Durante todo el artículo vamos a ir desmontando mitos sobre la fruta, estudiar los beneficios de la fruta y sus propiedades.

Para empezar desmontando mitos sobre la fruta vamos a empezar con uno de los falsos mitos que me encuentro con mucha frecuencia en consulta: la fruta de postre engorda. Vamos a aclararlo.

La fruta forma parte de un grupo de alimentos necesarios para nuestra salud. Nos aportan vitaminas, minerales, fibra, etc. Aunque es cierto que contienen azúcares en forma de fructosa, glucosa y sacarosa, su contenido es mínimo:

  • Un kiwi aporta 60 Kcal
  • La mandarina, 50 Kcal
  • Un melocotón, 70 Kcal
  • Una rodaja de melón, 100 Kcal
  • La manzana, 80 Kcal.

El aporte calórico de la fruta es variable dependiendo del tipo de fruta que ingiramos. Lo que no resulta tan lógico es pensar que dependiendo del momento del día en que la tomas su aporte calórico sea distinto.

No existe ninguna evidencia científica que haga pensar que el aporte calórico de una fruta pueda variar según el momento del día en que se coma.

Por contra, sí hay evidencias que relacionan un elevado consumo de fruta y verdura con mayor facilidad para perder peso y mantener el peso perdido. De hecho, uno de los posibles mecanismos por los cuales la fruta y la verdura pueden contribuir a la pérdida de peso es su potencial efecto sobre la saciedad.

Dado que son alimentos ricos en fibra dietética, su consumo podría contribuir a una mayor saciedad, de manera que ayudan a controlar la ingesta calórica de esa comida.

Junto a este injustificado pánico a comer fruta de postre por el miedo a ganar peso, existe otro también muy relacionado y es el de que determinadas frutas engordan más que otras. Así hemos “demonizado” a frutas tan valiosas como el plátano o el caqui.

En el caso del plátano, un tamaño mediano y sin piel pesa en torno a 80 gramos, y su aporte calórico ronda en torno a las 66 kcal. Además, es fuente de potasio, magnesio y ácido fólico.

En el caso del caqui,  éste contiene un antioxidante fantástico por su riqueza en provitamina A o beta-caroteno.

Somos capaces de renunciar a este tipo de alimentos que nos aportan gran cantidad de nutrientes y sustituirlos por productos procesados bajo la apariencia de light.

En definitiva, creo que debemos ser más críticos y centrarnos en los beneficios de las frutas a la hora de alimentarnos. Conviene desmontar mitos sobre la fruta que confunden y perjudican las elecciones acertadas que afectan a nuestra salud. No juguemos con algo tan valioso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *