Cómo mantener una correcta hidratación en verano

Cómo mantener una correcta hidratación en verano

Ante estas altas temperaturas, la forma de alimentarnos e hidratarnos, adquieren una importancia vital. Ni qué decir tienen que en verano, nuestras necesidades hídricas aumentan. Es un momento del año en el que se suda más, por lo que perdemos gran cantidad de líquido corporal. Por eso, es esencial entender cómo mantener una correcta hidratación en verano.

Debemos recordar que nuestro cuerpo es un 70% agua y que no tenemos capacidad de almacenarla. Por eso, nuestro organismo requiere que constantemente aportemos la cantidad de agua que se pierde a través de funciones como:

  • respiración
  • sudoración
  • evacuación
  • etc

La deshidratación, en general, provoca sequedad en las mucosas, dolores de cabeza, náuseas, problemas renales, calambres musculares, debilidad, somnolencia… Debemos estar atentos a este tipo de señales.

Nuestro cuerpo depende mucho del balance hídrico ya que gran parte de las reacciones químicas internas y el adecuado equilibrio de minerales como el sodio, el potasio o el calcio dependen del mismo. En términos generales, necesitamos la ingesta de unos tres litros de agua al día entre el aporte de bebida y alimentos.

Normalmente, es la sensación de sed la que nos lleva a beber agua u otro tipo de líquidos. Sin embargo, no es aconsejable esperar a tener sed para beber, sobre todo en épocas de calor.

Especialmente los más vulnerables son los niños y los ancianos. Son dos grupos de población de riesgo a los que hay que recordarles constantemente la importancia de la hidratación. Por lo general, suelen tener mermada la necesidad de beber ya que, con frecuencia, se les puede llegar a olvidar. Tanto a unos como a otros, hay que ofrecerles bebidas y alimentos ricos en agua, para no caer en una posible deshidratación. 

Pero no sólo ancianos y niños deben estar atentos a sus necesidades en cuanto a hidratación. El resto de población, en general, debe tomar una serie de precauciones especiales e hidratarse correctamente. Sobre todo si nos exponemos al sol, practicamos ejercicio o realizamos algún tipo de actividad física.

Cómo mantener una correcta hidratación en verano

Es recomendable que, para mantener una correcta hidratación en verano, sigamos estas pautas:

  • Es recomendable consumir de 2 a 2,5 litros de agua, repartidos a lo largo del día.
    • Podemos hacerlo mediante la incorporación de líquidos, fundamentalmente agua, que es la bebida por excelencia que nos calma la sed.
    • También podemos tomar zumos naturales de frutas, leche y bebidas lácteas o infusiones como el café o té fríos.
    • Pero además, podemos ver aumentado nuestro aporte hídrico a través de determinados alimentos como pueden ser las frutas y las verduras. Éstas contienen una gran cantidad de agua que debemos aprovechar.
    • Sopas frías, gazpachos, ensaladas son buenas opciones para aumentar nuestra ingesta de líquido, a la vez que nos nutrimos correctamente.
    • En cuanto al consumo de bebidas alcohólicas debe evitarse, porque aunque puedan causar un primer efecto refrescante, en realidad, provocan el efecto contrario, nos deshidratan. 

Cuidemos nuestra salud también en verano.

Artículo relacionado: 5 alimentos hidratantes para el verano