Beneficios de la Dieta Mediterránea

Beneficios de la dieta mediterranea y del aceite de oliva

Según un estudio elaborado por el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas de Barcelona; para el 2030 el 80% de los hombres y el 55% de las mujeres, sufrirán obesidad o sobrepeso. Es decir, 27 millones de españoles, se verán en mayor o menor medida afectados por este grave problema de salud. Por ese motivo, deberíamos conocer los beneficios de la dieta mediterránea.

Esta epidemia, que cada año va en aumento, tiene perspectivas poco halagüeñas. Cada vez se consumen más alimentos con alto contenido en grasa y azúcares, disminuye la ingesta de frutas y verduras y los hábitos de vida son cada vez más sedentarios. Todo ello está agudizando el aumento de peso en la población general.

Pero debemos ser conscientes de que no se trata de una cuestión estética, que es lo que inicialmente nos puede llevar a desear perder peso. Se trata de una cuestión de salud, que es mucho más serio y preocupante.

Detrás de un aumento constante de nuestro peso, se esconde el riesgo de sufrir muchas enfermedades asociadas como pueden ser diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, ictus e incluso buena parte de los cánceres actuales. Debemos ser también conscientes de que este tipo de enfermedades no entienden de edad. Pueden presentarse en cualquier momento de nuestras vidas, sobre todo si las fomentamos con una mala alimentación y falta de ejercicio.

Es importante y necesario bajar de peso cuando nos encontramos en situación de sobrepeso u obesidad. Aunque parezca un esfuerzo enorme, empezar bajando algunos kilos ayudará a reducir en buena parte este tipo de riesgos. A veces es suficiente tan sólo con reeducar ciertos hábitos en nuestra forma de alimentarnos. Por ello tenemos que recuperar algo tan nuestro como es la Dieta Mediterránea.

La dieta Mediterránea tiene beneficios de sobra. Esta se basa en el uso cotidiano de ingredientes entre los que destacan las verduras y legumbres, la fruta, el pescado, las carnes blancas, la pasta, el arroz,  los frutos secos, las especias e  hierbas aromáticas. Y por supuesto, tiene como ingrediente estrella al aceite de oliva virgen extra, elemento imprescindible en  nuestra alimentación saludable.

La Dieta Mediterránea, a pesar de estar muy denostada en los últimos años,  es una valiosa herencia cultural que representa algo más que una pauta nutricional. Es un estilo de vida que incluye recetas, productos, formas de cocinar, costumbres, celebraciones y formas de relacionarse en torno a la comida. Por todo ello la UNESCO la ha reconocido y la ha incluido en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La alimentación saludable que nos proporciona la Dieta Mediterránea es perfectamente compatible con el placer de degustar sabrosos platos. Y es que incluir más  verdura y fruta y reducir alimentos procesados ricos en grasas perjudiciales y azúcares nos va a llevar a disfrutar más de lo que comemos. Y sin poner en riesgo nuestra salud. 

Ya hemos comprobado los beneficios de la Dieta Mediterránea. Por ello, insisto, merece la pena recuperar nuestras tradiciones  y valores culturales. Y la Dieta Mediterránea es, sin duda, una de las mejores formas de hacerlo. No renuncies a ello y disfruta de este patrimonio que nos pertenece.