Alimentación saludable para niños

alimentación saludable para niños

Es importante que brindemos una alimentación saludable a los niños ya que la última Encuesta Andaluza de Salud mostraba que casi el 40% de los menores andaluces de entre 2 y 15 años padecen sobrepeso u obesidad. Si nos paramos un momento a reflexionar, el dato resulta bastante preocupante.

El sobrepeso y la obesidad traen consigo, de modo inevitable, problemas de salud realmente serios: diabetes tipo 2, cardiopatías, hipertensión, etc. además de la estigmatización social, aislamiento, baja autoestima e incluso acoso escolar.

Como padres, tenemos la obligación de ofrecerles a nuestros hijos lo mejor que podamos en todos los aspectos de su vida: en el plano afectivo, educativo, de protección, etc. Pero ¿realmente ponemos el mismo empeño en cuanto a lo que se refiere a la nutrición de nuestros hijos?

Debemos tomar conciencia de que todo lo que comemos influye directamente en nuestro cuerpo. Y los niños y adolescentes están en pleno proceso de desarrollo. Aquello con lo que los alimentamos, los estará formando. Por eso es tan importante velar por los alimentos que componen la dieta diaria de los niños y llevar a cabo una alimentación saludable.

Decidir qué deben comer es responsabilidad nuestra. No podemos dejarnos llevar por la tentación de los alimentos procesados, hipercalóricos, ricos en grasa y azúcares de pésima calidad. Somos los adultos los que debemos poner criterios en la mesa. Es muy probable que, a pesar de sentir la necesidad de que vuestros hijos deben comer sano, no sabéis muy bien cómo enfocarlo.

Por ello, os dejo una serie de recomendaciones que os pueden ser útiles en el día a día:

  • Los padres debemos ser ejemplo en el consumo de alimentos saludables: fruta, verdura, legumbres y cereales, carnes magras, pescados y lácteos no deben faltar en la dieta semanal de todos los miembros de la familia.
  • No debemos obligar a los niños a comerse todo lo que se les ha servido. Podemos llegar a provocar aversiones, obesidad, bulimia, anorexia, etc. Eso sí, debemos estar pendientes de que se alimenten suficientemente y de que las cantidades del plato son las apropiadas para su edad.
  • Ofrezcamos una dieta variada. Debemos darles la oportunidad de conocer distintos tipos de alimentos. Necesitan conocer alimentos nuevos para tener criterios de elección.
  • La cocina es un lugar divertido: los niños y adolescentes deben ser partícipes de la elaboración de lo que comen. Recetas creativas y divertidas harán mucho más fácil el consumo de los alimentos que en principio se les resisten.
  • Acompañemos las comidas con agua. Es importante que evitemos las bebidas azucaradas y los zumos.
  • No consideremos la comida como premio: si para celebrar un acontecimiento familiar vamos a un restaurante de comida rápida, estamos enseñando a los niños que los buenos momentos están rodeados de alimentos insanos.
  • Comer con la televisión, móviles, etc. apagados. Cuando nuestros hijos comen, deben ser conscientes del acto de comer. Si la atención la tienen puesta en otras cuestiones pueden estar comiendo en exceso, sin sentir siquiera la sensación de saciedad.

Os animo a poner en práctica estas recomendaciones. La salud de nuestros hijos bien merece la pena. ¡Practica la alimentación saludable!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *